Políticos

Nos ha ganado la dialéctica, nos decía un filósofo en la clase de comunicación para profesores…tristemente hemos confundido todas las reglas y conceptos, le hemos dicho amor a lo que es placer, frustración y tristeza lo que es adversidad , vida al éxito humano y temporal, belleza a la fealdad o a la moda…hemos “destrozado” el lenguaje, y todo “viene” de tres errores base: 1. La ignorancia, 2. el mal manejo de la retórica, 3. La soberbia, y a veces no se si poner primero a la soberbia, nos decía el gran profesor.

Los científicos hablan de teología sin conocer lo más elemental, los políticos no saben ni hablar ni escribir, el gobierno no sabe para lo que existe,  los medios de comunicación cada vez tienen más “escritores”, “guionistas” y “periodistas” menos preparados, y más jóvenes (que en si mismo no tiene nada de malo), el problema es que el tema inmoral, la manipulación del lenguaje, la desinformación, la opinión y el amarillismo son un medio para vender más…y entre más jóvenes y “baratos”, más manipulación utilitaria y materialista, los mismos jóvenes utilizan a las “empresas” e “instituciones” para alcanzar sus “objetivos” ciertamente poco magnánimos y escasamente “importantes” en un nivel de desarrollo humano.

Por otro lado, las viejas ideologías se han mantenido, se han fortalecido, los viejos “cánceres” sociales cada día crecen más y confunden a los más “tiernos”, “desinformados” y “emotivos”.

Hemos confundido las palabras y así mismo el razonamiento de la verdad.  Día a día compruebo en las aulas como los jóvenes universitarios y algunos profesores no reconocen el significado de inteligencia o voluntad, mucho menos hablar de virtudes -hábitos operativos buenos-. Este es un gran problema si pensamos en que estos estudiantes  se convertirán en los que dirijan al mundo en un futuro no muy lejano, y si además pensamos en universidades técnicas o tecnológicos, sabemos que nunca tomarán clases como filosofía, antropología, lógica, ética y moral, ecología empresarial, familia, deontología, etc. No es necesario estudiar una carrera en humanidades para informarse o agregar en el plan de estudios estas “materias”, la realidad es que en el mundo “pragmático” en el que vivimos hace falta mas confianza, seguridad en lo que decimos, más verdad y menos economía o ideologías, y sobre todo sabernos dignos y valorar a las personas más y al dinero menos.

En el tema político, tristemente veo en nuestro actuar “humano, una lucha encarnizada de personas que no tienen idea de lo que es el estado o para que existe el gobierno -me decía un amigo que ahora ser parte de un partido político es comparable a irle a un equipo de futbol-, solo piensan en el “hueso” y en conseguir “recursos” para fines egoistas en la mayorías de los casos-enmascarados por causas superficiales, estructurales y/o poco importantes en el largo plazo o en el plano humano en todas sus dimensiones, en México, la política se ha olvidado de la justicia  de la ley natural como sucedió en la Francia laicista, han confundido el rol  que le compete al gobierno, aumentando la burocracia, creciendo en influencia populista, incrementando los salarios de la élite política, dejando de paso a la clase media desprotegida y al pobre en la ruina extrema, ya que, según la teoría económica, los recursos siempre serán escasos y si alguien gana 200,000 pesos, alguien o muchos dejarán de ganar dinero o se quedarán sin oportunidad -no me extraña pero ni un poco que por eso quieran callar a la doctrina social religiosa que lucha por un trato humano y equitativo- y esto deja a los empresarios innovadores como salvadores de un México poco solidario y a veces egoísta (aunque la filantropía y la alegría se confunda con caridad, hablando del dinero “donado” y el apoyo a los afectados por diversos fenómenos naturales, se agradece el apoyo, pero de caridad hay muy poco).

Muchas confusiones, estoy de acuerdo con mi antiguo profesor, pero los que tenemos el compromiso, aquellos que luchamos por aproximarnos a la verdad por medio de la formación intelectual,familiar y trascendental tenemos un reto mayor al de solo leer, dar clases o escribir artículos, tenemos la responsabilidad de decir las cosas como son pero sobre todo de actuar y también de dar buen testimonio.

Quedo a sus órdenes en emorar@me.com

Atte.

MCEF Jorge Edgar Mora Reyes

 

Anuncios