PFA62258

Por: Jorge Edgar Mora Reyes

Todo el tiempo tomamos decisiones, es imposible no tomar decisiones, incluso cuando hemos decidido no hacer nada, ya hemos tomado una decisión.

El lider de los proyectos ya sea desde la “dimensión” familiar, social y/o profesional debe tener en cuenta que no somos dueños de lo que suceda a partir de la decisión tomada, podemos creer que tomamos una buen decisión pero el paso del tiempo puede no darnos la razón y viceversa. De lo único de lo que somos responsables es del proceso de la toma de decisiones, a pesar de lo que digan los “espiritualistas”, “románticos” y los “relativistas dogmáticos” con opiniones poco realistas que no vale la pena ni siquiera mencionar en el presente escrito, ya que lo hemos tratado con anterioridad.

Para realizar un proceso adecuado en la toma de decisiones se requiere de toda la información disponible, evidentemente se requiere madurez personal (actuar conforme a la edad, aprender a conocer la realidad, formación del carácter) ya que de otra manera el sentimentalismo y los prejuicios complicarán un buen proceso en la comunicación y por ende en la toma de decisiones. Es un hecho común que solo nos quedemos con una “parte” del problema, solo escuchamos una parte, una verdad parcial y no nos damos a la tarea de dialogar con la otra persona, siempre hay que escuchar las dos, tres o cuatro campanadas, y para esto precisamente se requiere la madurez, “llegar” sin “prejuicios” en medida de lo posible para evaluar, con toda la información disponible, que hacer.

Tan malo es la falta de información, como el exceso de información.

Muchos medios de comunicación y varios profesionistas de la mercadotecnia y publicidad se han alejado de la naturaleza misma de la  información, ya que en lugar de proporcionarnos elementos para una buena toma de decisiones muchas veces han distorsionado, “inflado” y mentido en la primera fuente de conocimiento: la información.

Quien no esta bien informado tiene menor libertad de elección, se desarrolla una miopía intelectual y una tendencia a un erróneo proceso en la toma de decisiones ya que la información recibida es incorrecta.

Los espacios publicitarios y programas en los medios de comunicación son contratados y pagados para que se hable bien o mal de los productos y conceptos desarrollados en el escritorio, incluyendo los conceptos de empresa, productos, servicios, empresarios, políticos e ideologías de genero, y todo esto vende…es por eso que existe, pero de entrada no siempre es acorde a la realidad, una vez mas, el peligro de una “manipulación” y mentira comercial o social es manifiesto, otro grave peligro de nuestra sociedad actual.

“Hoy se compran mas productos de los que se pueden consumir y mas servicios de los que pueden utilizarse” C. Llano

El rey Midas murió de hambre, ya que todo lo que tocaba se volvía en oro, vivía en la opulencia, pero no podía comer nada, la codicia lo mato.

Esta metáfora nos queda muy bien…con tanta información, constantemente nos olvidamos de reflexionar, discriminar información, escribir y tratar de realizar procesos completos y adecuados para la toma de decisiones, nos falta sentido común, en esta tan hermosa, pero compleja vida, y en esto no hemos avanzado ni un poco, a pesar de lo que digan los “futuristas” y “evolucionistas”, creamos nuevas herramientas para sociedades que actúan como adolescentes tardíos con un exceso de información que no les permite “crecer”.

¿Cómo salir de este círculo vicioso?

Quedo a sus órdenes en el correo emorar@me.com o al twitter: emorar

Que tengan un excelente mes y pascuas de resurrección.

Anuncios