Por: Maestro Jorge Edgar Mora Reyes

En estos tiempos de razón “nublada” donde un candidato a la presidencia de EEUU hace uso de la propaganda más sucia, y barata, como lo es la amenaza, y gracias a esto se a “viralizado”; donde la crisis de líderes se demuestra en la poca “solidaridad” de las autoridades empresariales y políticas con los grandes problemas del hombre (y se la viven auto justificando sus acciones vacías); cuando en tiempos donde el “progreso” y los “sistemas” son más “importantes” que las personas; tiempos donde tanta información nos vuelve analfabetos emocionalmente y mucho más ignorantes ya que el exceso de información sin educación promueve los prejuicios y la estupidez; conviene conocer ciertos rasgos de estos tiempos de razón “nublada” para poder influir en nuestra realidad “cotidiana” y remar contracorriente hacia una concepción antroprocentrica  del ser y no en del tener o conocer, propongo en el presente “escrito” algunos remedios a estas “nuevas formas” contemporaneas de vida.

Es tan ridículo lo que propone Donald Trump que es sumamente efectivo su mensaje hacia las personas con miedo, poco educadas y de familias fracturadas, ¿porqué?, es sencillo, es mas fácil vender un producto, un servicio, una idea y emotívamente influir en en los intereses “superficiales” de una sociedad sin carácter e inestable, en todas su dimensiones, que conciliar y proponer un gobierno complejo envuelto en la trama social, que vive y vivirá con muchas posibilidades a lo largo de su historia. Pero no solo es EEUU el que vive con esta “niebla” que obstaculiza ver las cosas claras, en México se vive una época terrible, ya que después de volvernos competitivos, abiertos a un nuevo mundo y una visión transformadora, hoy pareciera que hemos vuelto a la época del centralismo, de las instituciones totalitarias, administraciones burocratizadas, se comienza a azomar el terror como instrumento de manipulación social, contamos con nuevas instituciones “modernistas” dirigidas por “jefes” jóvenes con poca experiencia y caprichosos, además del nuevo paternalismo, y por otro lado el desorden de las redes sociales y la hiper información manejadas por una “sociedad” corrupta y anárquica, esto solo promueve el vicio, de la pornografía, de los excesos, de lo animal…

Evidentemente no todo es malo, al contrario, la bondad es mayor que el mal, no podemos dormirnos en nuestros laureles pensando que “no pasa nada” o que simplemente los tiempos han cambiado, hay que escoger nuestras batallas como sociedad, para iluminar y despejar estos tiempos “nublados”.

Hace unos años, sentado en un café de la ciudad de Querétaro, comentaba con un pensador académico de la ciudad, la divergencia de ideas que encontraba con los nuevos “intelectualistas” de nuestra ciudad, pensadores de escritorio con una “pluma” académica rápida, pero con poca incidencia en la realidad, pero sobre todo con un espíritu crítico con un enfoque externo, sin auto censura, sin prudencia, sin auto análisis, básicamente, sin virtudes, mucha ideología y poca realidad ; el propio Octavio Paz en su momento no basaba sus predicciones en hechos sociales, políticos o económicos, sino en un hecho ideológico. Mi compañero en aquel momento estuvo a punto de tirarme el café cuando me atreví a cuestionar a su “heroe”, sin embargo y después de respirar y contar casi hasta 100 coincidimos en algo: existen, el día de hoy muchos autores que promueven la esquizofrenia ideológica, que vulgarmente se conoce como mentira, y lo peor es, que, valiéndose del populismo aluden a la “libertad de expresión”.

La “esperanza humana” en el plano “superficial” y “mundano” me parecía, debería de  recaer en la iniciativa privada, un terreno conocido para mi, ya que he trabajado casi 20 años en esta “esfera” a veces como empresario, a veces como emprendedor, otras tantas como consultor y hoy como miembro de un par de consejos directivos. Pero, el que al igual que yo pensaba que el bastión de la razón y el bien común se desarrollaría en la empresa privada se llevará una gran desilusión ya que existen pocas instituciones y empresas con prácticas humanas, muy pocas…algunas todavía usan métodos mecanicistas del siglo pasado, utilitarias, alejadas de las nuevas teorías e investigaciones mundiales del capital humano en la empresa, se confirman día a día como incompetentes para los mercados de “primer mundo”, incluso, aquellas que en su misión han plasmado “promover valores universales”.

Una vez más, la esperanza recae en la singularidad de la persona, en la familia -unida, leal, comprometida con la educación de sus miembros y complementaria- y en las instituciones religiosas de alto vuelos, que aunque a veces no son congruentes, al menos si son consistentes en la lucha (guiados evidentemente por el Espíritu Santo).

Recomiendo, para caminar por estos tiempos nublados:

  1. Orden y educación (no confundir con ilustración o acumulación de información)
  2. Luchar contra el liderazgo autoreferencial
  3. Formar el carácter para controlar el impulso instintivo y el desequilibrio en los apetitos sensibles
  4. Seguir las reglas, dormir bien (8 a 10 horas), comer bien (5 veces al día), ejercitar la mente y el cuerpo, y leer bien (1 libro al mes que edifique siempre es recomendable)
  5. Actitud de “descubridor”, más que de “creador”
  6. Dejar de auto justificarnos con cada idea, palabra o mandato que hagamos o formulemos a otros
  7. Educarnos en el buen uso de la tecnología, en especial la de información, en lo personal, llegando a casa apago mi celular y no consulto mi correo del trabajo los fines de semana o en vacaciones
  8. Buscar amistades que nos hagan mejores y nos proporcionen nuevos retos de crecimiento personal
  9. Practicar el desprendimiento material, no solo en nosotros, también en nuestros seres queridos (familia nuclear)
  10. Practicar el humanismo real (donde los derechos son inalienables, independientemente de las modas o las autoridades judiciales) y realizar labor social al menos 1 hora a la semana en instituciones que conocen la problemática que atienden
  11. Humildad y transparencia ante todo, si algunas cosas no se pueden decir, algo podría no estar tan bien
  12. Limitar nuestros gastos y placeres (no porque sean malos, sino porque el placer desordenado inevitablemente nos conduce  a los vicios y a la mala vida)

Quedo a tus órdenes en twitter: emorar

amaneceres

Anuncios