tumblr_o01hr7pn0t1qi262wo1_1280

El siguiente texto es tomado del libro: “Los fantasmas de la sociedad contemporánea”, página 163, el autor fue el Dr. Carlos Llano C., quien en paz descanse, fundador del IPADE Business School,  la editorial es Trillas, reimpresión del 2007.

Coloco el  texto procurando una reflexión en torno a la sociedad en la cual vivimos, casi ignorante sobre los temas de la felicidad, una meta que todos perseguimos, pero que pocos alcanzan. Las pautas sociales, muchas veces nos alejan del camino que favorece el esfuerzo en la búsqueda de la virtud y en consecuencia la felicidad. Esto es aplicable, por supuesto, en el ámbito familiar y profesional.

“…parecería que la excelencia humana -luchando con disciplina y esfuerzo para alcanzar objetivos existenciales válidos o para cumplir deberes verdaderos- se conseguiría a costa de la propia felicidad. Este es, precisamente, el contexto social que más nos dolerá cambiar o al que más difícilmente el hombre que busque la excelencia habrá de enfrentarse: la errónea asociación que se hace entre felicidad y placer. El placer, al menos como hoy se entiende, en el sentido de propio gusto, o satisfacción de tendencia temperamental, no produce la felicidad de nadie. Si la produjera, el placer habría de buscarse como la finalidad del hombre. Y el hombre se encuentra estructurado de manera tal que ninguna de sus acciones naturales persigue de primer intento el placer: al revés, el placer es la consecuencia -la consecuencia, no el objetivo- de que nuestras acciones hayan alcanzado sus finalidades naturales.

Tweet: Por esto la felicidad del hombre debe acercarse al concepto de objetivo valioso, de deber cumplido, de virtud procurada.Por esto la felicidad del hombre debe acercarse al concepto de objetivo valioso, de deber cumplido, de virtud procurada. Y como no hay objetivo, ni deber, ni virtud que se pueda adquirir sin disciplina y esfuerzo, sería necesario asociar el concepto de felicidad al concepto de exigencia: no es verdad que el hombre exigente sea un hombre constreñido e infeliz, porque tampoco lo es que la felicidad se alcance -eso lo sabemos bien- siguiendo los propios gustos. Este es el cambio fundamental de perspectiva que necesita nuestra sociedad si quiere llegar a la excelencia”

Libros y documentos recomendados:

POLO, Leonardo. Ayudar a crecer. Cuestiones de filosofía de la educación. Pamplona: EUNSA, 2006. 232p.

Viaje al centro del hombre, de Carlos Llano (Ed. Rialp, Madrid 2010).

Encíclica Veritatis Splendor.

Mi twitter es: @emorar 

 

 

Anuncios