La innovación disruptiva aplicada a las profesiones.png

Por: Jorge Edgar Mora Reyes.

Si me dieran un dólar por cada directivo que me menciona lo poco valorado que está, o por cada profesor y profesionista que me dice que está mal pagado o des-motivado, me volvería millonario.

Pues bien, estos próximos años o específicamente como  lo maneja A. González Alorda en su libro “Los próximos 30 años”, se vienen cambios espectaculares, para bien o para mal.

Hace unos días fui a la barbería, y observaba con “Erick”, el peluquero, un video de los espectáculos y show’s que dan los “estilistas profesionales” en un congreso en USA. Lo que me impacto es la pasión con lo que realizaban los cortes, la alegría y el contacto personal con el “cliente”, definitivamente, concluimos “Erick” y un servidor: una persona que le apasiona su trabajo, por lo general atrae a los demás Tweet: , así es como “Erick” me atiende cuando cada mes me acerco a la “barbería” y esa es precisamente la experiencia que busco, atención, alegría, charla y por supuesto, la buena música que colocan para mi (esto es un secreto).

Lo que conviene preguntarnos a nivel personal y reflexionar es sobre si:

  • ¿Tu trabajo te apasiona?
  • Lo que haces, ¿lo puede hacer un software o un becario calificado?
  • La información que compartes, ¿se puede encontrar en internet o en youtube?
  • ¿Utilizas las tecnologías para eficientar tu trabajo y vivir mejor?
  • ¿Vives para el trabajo, o el trabajo te ayuda a vivir mejor?
  • ¿Concilias o integras a tu familia con tu labor profesional?
  • ¿Tienes claro un plan de formación?
  • ¿Sabes comunicarte correctamente en todos los niveles profesionales?
  • ¿Vives en la modernidad o sigues pensando que el tener un puesto directivo te transfiere “autoridad”?
  • ¿Prefieres unidad o prefieres control?

Cada una de las personas que se queja, que vive “frustrada” y molesta o estresada, solo desaprovecha su potencial y talento, lo peor del caso es que si una persona está frustrada en lo profesional, transfiere estos afectos y emociones a las demás dimensiones personales: familiar, social, deportivo, religioso, etc. Lo complicado es que, los próximos 30 años, estos profesionistas no tendrán espacio en la revolución profesional que cada día está mas cerca.

¿Qué puedes ofrecer?, ¿quieres ser espectador o protagonista? Lo diré como lo comento en clase de antropología filosófica para directivos: “no se trata de cambiar por miedo, sino porque se puede ser más feliz”.

Quedo a tus órdenes en mi twitter: @emorar

Te recomiendo mi blog donde trato temas de formación directiva y coloco información del mundo actual y estrategias sobre estos temas: Formación Directiva en Tumblr.

 

Anuncios