La causa mas .png

Por: Maestro Jorge E. Mora Reyes

Fotografía: Jaime Gutierrez Valiente

“La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”. A. Einstein Unknown

Francisco*, uno de mis grandes amigos, el cual conozco desde que estudiabamos en la escuela secundaria en Xalapa, Veracruz, es un empresario exitoso, desgraciadamente su familia está fracturada, hace unos 5 años, tuvo uno de los más grandes proyectos que ha tenido sú, en ese entonces pequeña empresa, así que llevaba un ritmo de vida profesionalmente voraz, el quería a su familia o al menos eso parecía, tenía motivos trascendentes detrás de cada movimiento laboral, quería una buena vida, cómoda y con ciertos lujos, según le había inculcado su padre y con otros matices su madre, ambas buenas personas pero muy lejanos emocional y afectivamente.

Francisco, trabajaba entre 10 y 12 horas al día, dedicándole únicamente un par de horas a sus hijos y unos minutos a su esposa. Sin darse cuenta se comenzó a perder los momentos mas importantes de la vida de sus hijos, de los cuales el se sentía responsable. Por otro lado, comenzó a pasar mas tiempo con profesionistas jóvenes, inmaduros y en su mayoría solteros, voraces de tener éxitos “profesionales”, también comenzo a pasar mucho tiempo con su secretaria…el fracaso matrimonial y el daño familiar fué inminente, Francisco, al día de hoy tiene un gran sentimiento de culpa, que oculta y auto justifica en la “nueva” relación sentimental, nada racional, con la que era su secretaria y sus nuevas amistades…cuando platico con el, cada vez que tiene insomino o impulsos instintivos agresivos o de depresión (alrededor de una vez al mes) me comenta que se siente “desequilibrado, sin enfoque, ansioso, “quemado”, poco creativo, pero sobre todo cree, que no podrá encontrar la plenitud”, un  sentimiento poco saludable a todas luces.

La historia de Francisco, es la historia de millones de profesionistas, tanto hombres como  mujeres, donde sus grandes males no comienzan por una desgracia o accidente externo innevitables, sino, por lo general, por la falta de integración de la vida familiar con el trabajo, y de hecho sin una clara misión personal, familiar, religiosa y profesional.

Se vive actualmente un aumento en las enfermedades psicosomáticas, gran parte de estas auto provocadas por la falta de órden y prioridades, y accidentes como resultado de la falta de sueño o cansancio mental, el mal uso de las tecnologías de información complican estos hechos facilmente verificables.

Una justa y adecuada integración familiar y laboral debe solucionar parte de este gran problema contemporaneo que socialmente disminuye la productividad y afecta la calidad de vida de todos los miembros de las diferentes comunidades.

La falta de conciliación familiar contribuye a la fractura familiar y social como la vive la familia de Francisco y el mismo, que además es muy posible que repita el mismo patrón en su nueva “relación”. Hay que aclarar que la falta de integración familiar y prioridades solo es una de las razones por las cuales puede existir una fractura familiar y social, pero es una de las causas mas comunes según los estudios de universidades de gran prestigio (si te interesa revisar estos estudios no dudes en contactarme y revisar los libros de consulta al final del presente escrito).

Un gran obstáculo, para el cambio cultural que desarrolle nuevas prácticas y costumbres en la empresa y en las instituciones, es la creencia que mantienen algunos hombres (y cada vez mas mujeres) con poder empresarial, político o directivo de que una presencia prolongada en el trabajo es igual a mayor compromiso y productividad, ese dicho de que “el director es el primero que llega y el último que se va”, básicamente solo ha provocado familias tristes, solas y disfuncionales, y como sus alternos nunca quieren quedar mal con el “jefe” dañan a sus familias por igual emulando el comportamiento de la autoridad organizacional.

La experiencia de “éxito” profesional (a pesar del fracaso familiar) refuerza esta teoría que les impide observar todo lo que pierden por trabajar mas de 10 horas al día. Se rodean de personas “quemadas -cansadas-“, que obviamente son poco creativas en las cosas fundamentales (aunque pueden ser creativas en lo superficial), y carecen de ilusión y compromiso trascendental,  se enfocan en proyectos que les exige ser máquinas de trabajo, sin alcanzar una vida equilibrada. Claramente la legislación dificulta el cambio cultural.

El resultado de trabajar mas de 8 horas al día (mas de lo necesario para ser una persona productiva)  conlleva ineficiencias graves en el horario laboral para apenas poder “sobrevivir” y mas o menos llevar una vida sana: escapadas para comprar o gestiones personales o familiares, emplear mas tiempo para charlas de asuntos personales o murmuraciones, tomar café durante grandes ratos, reuniones y “juntas” interminables, constantes “ojeadas” al celular, internet, facebook, instagram. Las personas duermen poco y al no controlar su temperamento por medio del carácter, se vuelven violentas y poco razonables, en todas las dimensiones de su vida, hay que ver lo agresivo y corrupto de las costumbres de las personas al manejar el vehículo y/o en el uso del teléfono celular. Todo esto nos aleja del “deber ser” y de la salud mental, a pesar de lo que digan los “progresistas” o auto justificaciones personales.

Una verdadera integración requiere de sabiduría, de una misión personal, familiar, religiosa y profesional como ya mencioné en parrafos anteriores y una planeación adecuada para trabajar 6-8 horas de trabajo, 8 de ocio y 8 de sueño al día. Para aquellas personas que requieren de 2 trabajos para “sobrevivir” hay que recordar que están no solo disminuyendo su calidad de vida, sino también, tal vez, su tiempo vital físico en este mundo, hablando desde la  optica de la inspiración de los valores católicos de la fe y la esperanza, aunque claramente es mas complejo de lo que podamos mencionar en cualquier artículo. Me parece que si alguien puede hacer un cambio en la realidad laboral, son las esferas de los dueños, emprendedores, directivos, mandos medios, líderes de proyectos, políticos y consejeros, ya que esta punta de la piramide, sobre todo en México, gestiona a la base de la piramide. Existe una gran responsabilidad social, detras de la integración familiar. ¿Asumiras el reto?

¿Te interesa saber más sobre estos temas y aplicarlos en tu empresa o institución?, consulta nuestros servicios:

  • Consultoría en ecología humana en las empresas 
  • Consultoría familiar y conciliación trabajo-familia
  • Análisis y gestión del factor humano en la empresa

Libros de consulta en la siguiente link: Nuria Chinchilla

Mi twitter es: emorar

Nota: El nombre real de Francisco, se ha cambiado para proteger la confidencialidad, así mismo todos los permisos necesarios para “ejemplificar” la historia por medio de este “caso” han sido gestionados correctamente.

 

 

 

Anuncios