Por: Jorge Edgar Mora Reyes.

…habían discutido quién era el mas importante…

Jesús les dijo, “Quien quiera ser el primero que sea el último de todos, y el servidor de todos”. San Marcos.

  • ¿Quién manda más?
  • ¿Quién es el más importante?
  • ¿Quién es más?
  • Me he comparado con los demás y yo soy mejor
  • Merezco más
  • Mi idea es la mejor
  • Sin mi no lograrán nada
  • Yo se más que los demás
  • Merezco ese premio
  • Me la paso trabajando todo el tiempo y lo voy a cacarear
  • ¿Qué no se dan cuenta lo bueno que soy?

Cómo nos gusta vivir de cara a la galería (que nos vean), con una tremenda esclavitud de nuestros propios afectos y pasiones. Es que al parecer no nos hemos enterado de nada después de miles de años del mensaje de la humildad…

No debemos preocuparnos, ya que a los apóstoles les pasó lo mismo, ellos, que conocieron, vivieron y escucharon a Jesús. Sin embargo podemos aprender de ellos, que lograron, con ayuda divina, fe, esperanza y caridad cimentar lo que hoy es el catolicismo, la religión más atacada, incomprendida y “disruptiva” de todas: “no vengo a ser servido, vengo a servir”.

Pero cómo vamos a enterarnos si al parecer nos hemos vuelto ciegos y sordos por la manipulación comercial, en un sistema que nosotros mismos hemos creado creyendo que nos haría mas felices, la sexualización de la sociedad y la falta de carácter de la sociedad que pertenece a una cultura light, suavecita, sin valores claros, sin criterios, sin esfuerzos, sin prioridades, sin proyectos magnánimos (tal vez filántropos pero insuficientes).

Creo que el mundo progresista de hoy, donde es más importante el progreso que la vida misma que las personas, se muestra como Polifemo, el cíclope de la Odisea, incivilizado, con limitados puntos de vista de la realidad por lo cual debe usar muchas palabras o imponerse por medio de su fuerza, devorador de hombres, los cuales muchas veces se veían encantados por la ignorancia ilustrada del cíclope.

Pues así estamos, me parece, el día de hoy como sociedad, expulsando a la virtudes y valores universales del aula y de nuestras familias, pero el mensaje es muy claro y vale la pena, una y otra vez recordarlo para al menos, enterarnos y así con la libertad que se nos otorgó decidir:

  • Razones para amar
  • La lógica de la cruz
  • El sentido del dolor
  • Servir a los demás
  • Los importantes no son tan importantes
  • Tener una vida valiosa
  • Capacidad de amar
  • Arriesgarse a sufrir
  • Poner todo lo que soy y lo que tengo al servicio de los demás (aunque los demás no me lo recompensen, no me premien o no me ensalcen)
  • La importancia de las personas por que todos son hijos de Dios.
  • La dignidad, concepto cristiano que eleva a las personas a hijos de Dios, todas las personas, todas…

Te dejo este video que ilustra la idea que hoy he compartido contigo que parte de una reflexión personal de lo que debo de hacer y lo que he estado haciendo. Hay mucho que hacer.

Mi Twitter es @emorar.

Imagen: D-Arkroom

Anuncios