Por: Jorge E. Mora Reyes

En los últimos estudios realizados sobre la felicidad y eficacia personal  por instituciones como el Harvard Mental Health Letter se han encontrado resultados interesantes y complejos, como compleja es la persona, donde no solo se debe de tomar en cuenta su profesión o actividad laboral para ser feliz, sino la unidad de vida. Algunos de los resultados son los siguientes:

pexels-photo-277052

  • Las personas cada vez viven con mayor tensión y estrés lo que en el peor de los casos puede ser preludio de una depresión (Quintanilla, 2015).
  • El mal uso de los celulares y las tecnologías de información son parte de un complejo entramado de nuevas enfermedades psicosomáticas que afectan las relaciones sociales, familiares y profesionales de las personas.
  • El multitasking y el no saber decir que no  son muestra de la falta de virtudes como la voluntad, fortaleza y prudencia, sin estas virtudes no se puede profundizar en la realidad de las personas con las cuales deberíamos entablar amistad a un nivel profundo, esto afecta la dimensión social y laboral de la persona.

pexels-photo-313690.jpg

La psiquiatra Marian Rojas-Estape, parte de la nueva generación de profesionistas centrados en las personas desde las áreas de la investigación, la salud y la empresa, ha comentado continuamente en sus conferencias y coloquios: “Las empresas funcionan mejor con personas felices”. 

Aunque ciertamente el tema de la felicidad en el trabajo está en desarrollo y hacen falta muchas investigaciones, al parecer se está caminando continua y adecuadamente. Existen instituciones que comienzan a atender este tema tan importante para todos con diversos enfoques. Conviene por ejemplo observar instituciones como Ilussio.

pexels-photo-515169.jpg

Antes de pasar a las 10 claves, es importante mencionar que en el mercado educativo y de consultoría hay muchos charlatanes con carisma que se venden como expertos sobre el manejo de los sentimientos y la felicidad en el trabajo, para evitar a estos impostores hay que observar y buscar evidencia de: estudios superiores e investigación (la autoeducación en este tema no es suficiente); congruencia de vida (sobre todo de familia) y mostrar una búsqueda incansable de la verdad y no solo retórica vendedora o sentimentalista.

Sin más, tomando en cuenta los estudios de Bakker, 2008 y Quintanilla, 2013, sobre el engagement y el burnout, las claves son:

  1. Recordar que la mayoría de los problemas complicados requieren una mente clara y descansada, muchas veces el ir a descansar a casa y hacer deporte, cultivar la relación personal con otros ayuda a resolver problemas.
  2. Estar en lo que se tiene que estar, apagar celulares, evitar interrupciones y distractores.
  3. No hacer multitasking y aprender a decir que no.
  4. Aprender a pedir consejo y pedir ayuda a expertos que ayuden a escoger a los colaboradores
  5. No se puede trabajar siempre al mismo nivel e intensidad, hay que recordarlo y además saber disminuir el ritmo laboral durante el día o a la semana. A la hora de la comida es recomendable salir a comer o cambiar de ambiente.
  6. Siempre es mejor un desayuno de negocios, que una comida de negocios, evitar siempre el alcohol.
  7. Evitar a toda costa la juntitis. Los directores o gerentes deben de acostumbrarse a reportar por escrito y a usar el correo institucional, no es recomendable el whatsapp ya que por lo general auto-justifica la falta de planeación y promueve la cultura de apagar fuegos, además de racionalizar la inseguridad de los mandos medios, en el peor de los casos provoca un sistema de murmuraciones o de “quedar bien con el jefe”. Las reuniones deben de ser cortas (máximo 30 minutos), cronometradas, enfocadas, preparadas y poco frecuentes (1 al mes o cada 15 días). Cosa diferente es despachar, dirigir y dedicar tiempo a las personas, que debe ser más común, frecuente y personal, donde la escucha activa es lo más importante.
  8. El tiempo de descanso es para descansar.
  9. No llevar trabajo a casa, desconectar o apagar el celular, computadora o tablet.
  10. Cuidar las horas de sueño (mínimo de 8 a 10 horas), cuidar tener  una comida balanceada con al menos 5 comidas al día (3 fuertes con 2 colaciones), hacer al menos 3 veces por semana actividad física.

El pilón: Intenta tener diferentes círculos de amigos, hablar solo del trabajo en las reuniones sociales no permite descansar la mente y pueden generar prejuicios y sesgos importantes.

La persona debe de saber que si desea mejorar profesionalmente debe hacerlo antes en lo personal y en lo familiar, cultivar virtudes y actividades enriquecedoras como la lectura, el arte bello, la música, el deporte, las actividades de labor social, etc. Profesionista que descuida una dimensión queda como una mesa con 3 patas largas y una corta, esta persona encontrará una gran dificultad en temas de felicidad y eficacia, apenas alcanzando estados de placer y autojustificación.

Sin más quedo a tus órdenes hasta el siguiente mes.

Anuncios